lunes, 8 de enero de 2018

De la Navidad al Tiempo Ordinario

Hoy empieza el Tiempo Ordinario y con él, finaliza la Navidad. La vuelta a la rutina en el Noviciado viene acompañada por la primera de las experiencias fuera de la casa. Nuestros compañeros de primero partieron ayer (7 de enero) hacia Javier, acompañados por el Maestro, para el mes de Ejercicios Espirituales. Os pedimos a todos vuestras oraciones por José María, Javier y Pablo, y por el Maestro, durante este mes que tanto nos configura internamente al modo de Jesús.

Esta es la principal novedad que queríamos comunicar, sin embargo, desde la última entrada, no han parado de suceder cosas. La Navidad trajo consigo las ya habituales visitas de la gente del coro y de Loiolaetxea. Con los primeros, disfrutamos de un día de ensayo y posterior chocolatada. El día de Nochebuena, por la mañana, estuvimos cantando villancicos y recaudando dinero para el proyecto Hospitalidad. Ese mismo día, vinieron a cenar y a jugar al bingo, varios amigos de Loiolaetxea. La Misa del Gallo fue presidida por Koldo y después tuvimos un rato relajado de comunidad.

Los últimos días de 2017 dieron pie a tiempos más distendidos, con un horario mucho más laxo que el habitual. Por Nochevieja, los compañeros de primero organizaron una buena fiesta de fin de año.


Del 2 al 5 de enero, los novicios con el Maestro, estuvimos en Asturias. El viaje, planificado de antemano en todos los detalles, ha incluido visitas a Covadonga (con los lagos), Gijón, Oviedo y Celorio. Por supuesto, mención especial merecen las obras de la Compañía que hemos podido conocer. El Colegio de la Inmaculada, en Gijón, donde nos hemos alojado, el GEDO, el Hogar de San José o la Comunidad y el Centro Loyola de Oviedo. Lo principal, ha sido seguir conociendo compañeros y colaboradores e irnos entusiasmando con un proyecto común. Hemos disfrutado mucho tanto de la belleza como de la gastronomía asturiana tan bien conocidas por Abel. ¡Gracias!

Los novicios en la Playa de San Lorenzo (Gijón)

lunes, 18 de diciembre de 2017

Adviento

¿Cómo nos disponemos para la Navidad desde el Noviciado?

Hay, por supuesto, una preparación principal de corte espiritual. Para esta, nuestro día a día incorpora muchas ayudas. Hace algunas entradas hablábamos del horario de las mañanas, pero también por las tardes tenemos ratos prolongados de silencio. Por ejemplo, entre semana, dedicamos un tiempo al estudio y otro a la lectura espiritual y la oración, seguidas de la Misa. Además, para los tiempos litúrgicos fuertes, es habitual tener algún día de retiro. Este año, aprovechando la Solemnidad de la Inmaculada, la comunidad disfrutó de un día de silencio a las afueras de San Sebastián. Patxi nos propuso rezar alrededor de la esperanza.

Hay también una preparación que tiene que ver con la decoración de la casa, montar el Belén, empezar a pensar en las cenas y visitas de Navidad... Este año, como novedad, el Belén se ha instalado en el colegio, lo cual ha permitido que los novicios trabajáramos con los alumnos y profesores codo con codo.

Con todas estas actividades en marcha, el ritmo de los cursos no cesa. Durante la semana pasada, contamos con la visita de Elías López, SJ, quien nos habló de Reconciliación. El enfoque del curso nos ha permitido analizar qué aporta la espiritualidad ignaciana en esta materia. La respuesta, a partir del proceso de Ejercicios Espirituales, pasa por el discernimiento personal y comunitario. Esto se aplica tanto a los conflictos personales como a los locales o internacionales. Agradecemos mucho la visita de Elías y su facilidad para enseñarnos a aprender juntos como comunidad de aprendizaje.

Final del curso sobre Reconciliación
Otros cursos también llegan a su fin. Tal es el caso del curso de Biblia o de expresión escrita impartidos por Joseja y Jon Ona, y por Tanito. ¡Gracias!


Último día de clase de Biblia, con Jon Ona

domingo, 3 de diciembre de 2017

Visitas de familias


A decir verdad, en el Noviciado nos gusta mucho recibir visitas. Son ocasión de escuchar voces diferentes, de conocer a personas nuevas, de crecer en unión de ánimos con compañeros o, sencillamente, de celebrar la amistad. Sin duda, las visitas de las familias son siempre de las más esperadas. Tanto en noviembre, en dos fines de semana consecutivos, como en mayo, en un único fin de semana, las familias de los novicios pasan un par de días en casa.

Todos aguardamos con cariño esos días. Por supuesto, hay un trabajo previo de preparación de la casa, pero hay, sobre todo, un sano nerviosismo por ver a los nuestros y charlar con calma. Seguro que del lado de las familias, también se vive algo parecido: ¿dónde vive mi hijo? ¿cómo es su habitación? ¿Estará contento?

Visita de las familias de José María y Pablo
Algunas de esas dudas se disipan con la llegada. Durante el fin de semana del 18 y 19 de noviembre vinieron las familias de José María y Pablo, mientras que el 25 y 26 recibimos a las de segundo. Para algunos fue la primera vez en San Sebastián, la mayoría ya conocía antes la ciudad, que no defrauda a nadie.


Visita de las familias de los novicios de segundo

¡Muchas gracias a todos por vuestra visita! ¡Os esperamos en mayo!